sábado, 2 de marzo de 2013

I'll be there. Siempre contigo.


Título: I'll be there, siempre contigo.
Autora: Holly Goldberg Sloan.
Saga: Libro independiente (?)
Editorial: Sm.
Fecha publicación: Septiembre 2012.

Sinopsis: A Emily no le gusta cantar. Desafina. Y además, con tanta gente mirándola.... ¿Por qué se habrá empeñado su padre en que haga algo así?
Y luego está ese chico, sentado al final de la fila. 
Tan guapo. Tan distinto. Oculta algo. 
Y la mira, todo el tiempo. Solo a ella. 
Y ella se ha puesto a cantar. Solo para él. 

Mini resumen: Emily tiene una vida normal y corriente con su familia normal y corriente en su pueblo normal y corriente y con sus amigos normales y corrientes. Sam no tiene una vida normal, vive con su padre, que no está bien de la cabeza, y su hermano que está enfermo. Una día Sam y Emily se conocen y desde aquella nada vuelve a ser lo mismo.

Mi opinión: Este libro me lo dejó una amiga que estaba encantada con él. Mi amiga es de leer este tipo de libros que son un cliché completo de las películas americanas. Por eso lo empecé con cero expectativas, me dije que si no esperaba nada de él igual me llevaba una sorpresa agradable y todo, peeeeeeeeeero no fue así. De hecho, creo que fue hasta peor. Leí muchísimas reseñas sobre este libro, unas poniéndolo por las nubes de la perfección y otras dejándolo por los suelos. Me decanto por las segundas.
La historia no me gustó nada, aunque se sale un poco de los moldes establecidos, reproduce los tópicos de las historias de amor imposibles a la perfección. Holly escribe bien, sí, de manera dulce y te hace verlo todo más suavizado de lo que es en realidad. Es una lectura ligera, suave, que no se hace muy pesada, aunque había puntos en los que tenía que dejar de leer porque me aburría enormemente. Los hechos que pasan a partir de cierto punto que no voy a mencionar me parecen demasiado forzados. Se nota que es un libro que con 200 páginas va bien y se intenta aumentar a más del doble por el simple hecho de gastar papel. Es todo demasiado inverosímil y metido con calzador, nadie se cree que pudiera pasar una historia así aunque se intenta hacer creer que sí. Para finalizar está ese final que es un bodrio, sin más. A cualquiera le encantan los finales perfectos, pero si queda mejor uno trágico pues lo pones porque la vida real no es un cuento de rosas y Goldberg más que nadie lo debería saber ya que es ella la que nos intenta dar esa visión a través de la vida de Sam. Esa manera de cerrarlo todo no me gustó nada, me hizo estar en un estado de 'puke rainbows' durante algún tiempo. ¡Si es que prefiero un final triste que me haga llorar a un happy ending pasteloso! Podría pasarme horas y horas sacándole puntillas y defectos al libro, pero no lo voy a hacer porque creo que dejé bastante clara mi opinión sobre esta obra que conmovió a todo el mundo menos a mí.

Valoración: 1'5/5.









En definitiva: I'll be there es un libro tópico a más no poder, que le da mil vueltas a cosas que podrían ser mucho más directas, con una prosa tierna pero nada del otro mundo y con un final que me puso mala. De verdad. A no ser que seas una romántica empedernida que solo lee libros de amor, no te lo recomiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario